¿Cómo calcular lo que no se ve en una propiedad?

Cuando valoramos una vivienda que se quiere vender, solemos tener en cuenta elementos tangibles o visuales como los m2, la conservación del inmueble o su ubicación, pero se pasan por alto otros factores que son intangibles y que pueden encarecer el precio de la vivienda entre un 15% y un 20%: la orientación de la casa, la distribución, las infraestructuras o el transporte en la zona.

Por ello, a la hora de poner un precio a la vivienda que se quiere vender, es importante atender al precio de mercado de la zona pero también fijarse en otros factores intangibles de valor y destacarlos de cara al comprador potencial, estos elementos intangibles son los siguientes:

1.- Las infraestructuras de la zona: es importante que el barrio tenga cerca un comercio básico, como farmacia, supermercado, panadería, etc.

2.- El transporte: una buena comunicación también da un valor añadido a la vivienda que se quiere vender.

3.- Una distribución inteligente: si la vivienda tiene una distribución eficiente se “ganan” metros, hay que evitar que se tenga un pasillo interminable donde se pierden m2 e intentar, por ejemplo, que la cocina sea grande.

4.- La orientación: se valora mucho la orientación de la vivienda porque de ello depende necesitar o no aire acondicionado o calefacción. Por ejemplo, a una vivienda con orientación sur le daría el sol todo el día en invierno, primavera y otoño y en verano sólo en las horas centrales del día, cuando da más calor. En cambio, una orientación este da todo el año el sol desde el amanecer hasta el mediodía.

5.- Ventilación natural: no siempre hay que usar el aire acondicionado en los meses de calor, hay viviendas que cuentan con ventilación cruzada natural, lo que les permite a los propietarios ahorrarse dinero en electricidad de más.

6.- Las vistas de la vivienda: no es lo mismo asomarte por la ventana o terraza y divisar la casa de campo o el retiro que la fachada de otro edificio.

7.- Materiales saludables: si la casa cuenta con materiales de madera o naturales gana puntos. Actualmente, respirar elementos naturales y que el inmueble por dentro desprenda una imagen de salud es muy positivo a la hora de valorar el precio de la vivienda.

8.- Confort acústico: otra cualidad muy relevante y que aporta valor añadido a la vivienda que se quiere vender es un buen aislamiento acústico.

9.- Casa con firma: que la casa haya sido diseñada por un arquitecto solvente y de reconocido prestigio da una garantía, ya que es altamente probable que se haya pensado en el confort y bienestar de la persona que va a vivir en la vivienda.

Estos son algunos de los elementos intangibles que deberíamos valorar cuando queremos realizar una operación inmobiliaria. Ahora, desde luego, que la ponderación que le puede dar uno a cada elemento es absolutamente subjetiva.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>